Saltar al contenido
Unavidadeviaje

Viaje a los Balcanes (X): en las islas de Hvar y Korcula

hvar

Nos levantamos en la preciosa isla de Hvar y vimos que seguía el buen tiempo, aunque se suponía que iba a haber nubes y lluvia. Desayunamos en la casita con lo que habíamos comprado ayer en el super, le dejamos las mochilas a la amable señora que las guardó en su porche y nos fuimos al centro por nuestro paseo al lado del mar.

Volvimos a ver todo el centro, paseamos, y compramos el ticket de por la tarde (18.15) para el catamarán Kapetan Luka hacia Korkula.

hvar plaza

Como veíamos que iba a pegar bien el sol esta mañana decidimos ir a una playa. Preguntamos en una oficina de turismo, nos dieron un mapa y nos señalaron una playa hacia un extremo y otra playa hacia el lado contrario. También estaba la oportunidad de coger una excursión, un taxi-boat o incluso alquilar un barquito hacia las Islas Pakleni. Ésta era la opción que más nos gustaba, la de las islas, pero teniendo que coger el barco por la tarde, teniendo que ir hasta la casita a por las mochilas y sin saber muy bien de dónde salía el catamarán ni si habría allí taxi-boats suficientes ni horarios.. decidimos ir a una playa no fuera que perdiéramos el barco que era el único que había.

Fuimos hacia la playa que está en dirección sur, pues así nos pillaba la casa de paso para recoger las mochilas. Paramos de camino para preguntarle a Julija y nos dijo que esa playa era la mejor y que estaba como a 20-30 min de camino, así que para allá que nos fuimos.

hvar ma

De camino vamos siempre al lado del mar pero subiendo como una colina, por lo que las vistas al mar abierto son preciosas. Además entre las rocas de abajo de vez en cuando encontrábamos a algún bañista o pareja, con toda la tranquilidad del mundo.

No pasaba casi nadie, sólo algún ciclista o motorista que iban hacia la playa (buena idea esa de la moto o bici, ya que 25 minutitos al sol.. se notan). Y por fin.. llegamos!!

hvar playa

La playa, era de piedrecitas, pero se estaba muy bien, era increíblemente azul y transparente, se veía absolutamente todo!! Tampoco había demasiada gente, supongo que al estar más apartada, así que fue una gran idea. Hicimos alguna foto a la playa, aunque con el móvil.

hvar playa

El agua era taaan transparente que nos fotografiamos nosotros dentro del agua y viendo las fotos después parece que estamos simplemente sobre piedras, nadie se cree que hubiera agua!! Por ejemplo, en la siguiente foto, aunque no tenga mucha calidad desde el móvil ni se vea tan bien, están todas las piedras dentro del agua, aunque en las primeras parezcan que no hay agua.

hvar mar

Después de unos cuantos baños, nos entró el hambre.. pero allí no había ningún bar! Fue un gran fallo no habernos comprado algo en el supermercado, así que sobre las dos decidimos volvernos.

Como en el trayecto pasamos por un Konzum (el supermercado croata al que fuimos tantas veces.. siempre había uno a menos de 5 minutos de nuestros apartamentos! 😆 ), pues decidimos comprarnos pan, fiembre, unas buenas cervecitas frías y unas cuantas bolsas de esas de patatas y demás y tirarnos a comer sobre las rocas del paseo. Fue uno de los mejores momentos del viaje, el tiempo empezó a cambiar, levantándose aire, lo que hizo que el mar se removiera mucho y nosotros desde la roca a escasos centímetros del agua, viendo como saltaba sin llegar a mojarnos y se movían todos los barcos allí aparcados.. inolvidable.

hvar mar

Después de comer dimos otra vuelta por Hvar y fuimos a por las mochilas. Nos despedimos de la simpática Julija y su marido. Muy recomendable la casa. Tenía como una propiedad entera, y la parte de alante era una casita que vimos un par de veces a una pareja de europeos extraños (no les vimos hablar entre ellos en ningún momento 😯 ) y la otra la nuestra. Y por detrás estaba la casa en la que vivían ellos. La única pega los 20 minutos andando hasta el centro, aunque lo bueno era que al ir al lado del mar era un precioso paseo.

hvar puerto

Ya en el centro, vimos dónde pasaría nuestro barco y como quedaba algo de tiempo nos pasamos por un mercado que había, donde las viejecitas croatas vendían fruta y legumbres. Para rematar el día en esta maravillosa isla, nos compramos unas fresas exquisitas, y nos tiramos en el cesped a esperar el barco mientras nos comíamos las fresas.

hvar puerto

Llegó el catamarán y para arriba, que en seguida volvía a salir dirección Korçula. El barco perfecto y llegamos casi a las ocho, se retrasó un poco por culpa del oleaje tan movido que se había puesto. Según bajamos, vimos que nos estaba esperando Helena, la joven dueña de nuestra siguiente casa, Accommodation Drasko.

hvar mar

Según nos deja el barco, andamos 2 minutos y nos metemos por una callejuela con escalones hacia lo que parece la montaña, tras subir un poco, llegamos a la casa. Tiene varias casas, una donde vive ella con su familia, otras que alquila. Las vistas desde la casa eran espectaculares!! Y la casa genial, muy nueva y limpia, con un baño grande y una habitación grande con cama muy grande. Además teníamos la parte de afuera con unas mesitas para sentarnos y comer viendo korcula. Y una cocina, totalmente equipada y nueva, que tenía de todo para poder utilizar.

korcula mar

Contentísimos con la elección del apartamento nos bajamos corriendo al Konzum (sí, había otro justo al pie de la callejuela de subida) antes de que cerrara. Quedaban 5 minutos así que aprovechamos a comprar la cena y el desayuno del día siguiente. Nos lo subimos y cocinamos tranquilamente mientras caía la noche..

Os comentamos que por internet, la única forma de unir Korçula con Dubrovnik en Junio era mediante un bus que salía a las 6.45 de la mañana. Nada más, ese día no pasaban ferrys, ni catamaranes ni había más buses en internet. Por eso, tendríamos que ver Korcula esa misma noche, que si bien es pequeña no íbamos a poder disfrutarla demasiado, pero al pasar por la estación de autobuses, nos dijeron que también había un autobús a las 15.30, por lo que se nos solucionaron todos los problemas y por eso cenamos y luego la visitamos sin prisas. Lo de los autobuses nos pasó por toda Croacia y en Bosnia, en internet vienen algunos, pero allí mismo luego aparecen muchos más.

korcula muralla

Bien, con la tripa llena y sin tener que madrugar el día siguiente nos pusimos a dar unas vueltas por la pequeña, pequeña, pero bonita Korcula.

Vimos sus murallas, sus callejuelas, sus casitas, su ambiente en el centro y cuando nos vimos muy cansados, nos fuimos a dormir, que teníamos toda la mañana para patear la islita antes de poner rumbo hacia Dubrovnik!

korcula mar

Presupuesto (por persona) Balcanes Hvar Korcula:
– Comida Hvar: 35kn
– Deliciosas fresas: 10kn
– Catamarán Hvar- Korçula: 90kn
– Compra supermercado Korçula: 30kn
– Accommodation Drasko: 18€
Total: unos 40€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *