borneo

Indonesia IV: de Borneo a Borobudur


Nos habíamos metido en la cama dentro de nuestra mosquitera y estábamos a punto de dormirnos bajo el cielo estrellado de Borneo cuando pasó una lancha a toda pastilla por el río, produciendo unas grandes olas, moviendo nuestro klotoc y ¡¡encallándolo!!

De repente toda la tripulación sale y empiezan a meter voces para intentar solucionar el problema. Lo malo es que es noche cerrada y no se ve nada, menos mal que tenemos las linternas para poner en la cabeza con luz bastante potente que nos habíamos llevado para los volcanes y se las dejamos. Allí empezaron a empujar el barco, a moverlo, tirar… y no había manera.

borneo

Estábamos en una zona del río muy ancha, muy cerca ya de la desembocadura, con mucha agua y no había plataformas cerca para parar, por lo que el movimiento de la lancha y el bajar la marea nos dejó allí clavados. Los 3 chicos no pararon, se metieron en el agua, iban con barro hasta el cuello, encima allí que habrá bichos de todo tipo a oscuras entre agua, barro y vegetación… No conseguían moverlo, iban cambiando de táctica, teniendo nuevas ideas.. hasta que después de un bueeeeen rato consiguieron moverlo y aparcarlo mejor. Nos pidieron perdón por el problema, pero vamos, el problema fue realmente para ellos que se tuvieron que meter ahí dentro, pero consiguieron solucionarlo bien, se pegaron una merecida ducha y ya sí que sí nos fuimos todos a dormir.

borneo

Este día no era el más interesante, consistía en conseguir llegar a Borobudur. Para ello, lo primero fue volver a navegar en dirección Kumai.

borneo

Llegamos al final del río, donde desemboca y vamos avanzando hacia la plataforma donde están los klotocs de las excursiones, mientras vemos multitud de otros barcos de muchos tipos diferentes de gente que vive allí y sus casas al lado del agua. Llegamos a “puerto”, atracamos y nos despedimos del barco y su tripulación.

borneo
borneo

Muy bien con Woody como guía, el conductor que estaba atento a todo, el chavalín ayudando a cualquier cosa y la chica que estaba en la cocina ayudando con la comida y lavando cosas (no recordamos el nombre de ellos 🙁 ). Los recomendamos para todos aquellos que vayáis a Borneo Indonesio. Hablar con Ary Widy, para ir con él y su perfecto español, o con su primo Woody, un personaje para echarse muchas risas y ayudarle a que termine de aprender español. Os dejo el móvil de Ary, contesta muy rápido al whatsapp (+62 813 4766 9956), si queréis podéis decirle que vais de nuestra parte (Oscar y Claudia de unavidadeviaje) a ver si os hace un buen precio!

borneo

Una vez llegamos al microaeropuerto de Pangkalanbuun, nos sentamos y a esperar a que saliera nuestro vuelo, a ver si había suerte y no teníamos esta vez mucho retraso y a ver si tampoco se caía el avioncito. Lo primero que nos encontramos fue a la pareja de ingleses (con la que habíamos venido de Jakarta en aquel vuelo que tanto se retrasó), la cual se iban a las 6.30 de la mañana a Jakarta con Kasltar (sí le habían cambiado el horario y obligado a madrugar) y eran las 9.00… Nos dijeron que después del madrugón, el vuelo estaba retrasado e iba a venir en media hora. Y así fue, llego el vuelo de Kalstar y se marcharon y nosotros nos quedamos esperando con gente de indonesia a ver si había suerte o nos tocaban 3-4h de espera. Hubo suerte y aunque tuvimos retraso, no fue más de 1h. Tampoco se cayó, fue un vuelo cómodo con la compañía de la lista negra Triana, nos dieron bollo y agua de nuevo y aterrizamos perfectamente en Semarang.

borobudur

Para ir a Borobudur o Jogyakarta hay que saber que no hay vuelo directo a Jogya, por lo que la mejor opción es ir a Semarang (norte de Java) y de allí a Jogya (sur de Java), ya que hay unas 4-5 horas entre ellas. Nosotros en vez de ir a Jogya para luego el día siguiente hacer en coche Borobudur y Prambanan como suele hacer la gente, preferimos querdarnos en Borobudur que está en el camino entre Semarang y Jogya y así nos ahorramos 2h de camino en el día de hoy más las 2h de volver el día siguiente. En Boro habíamos cogido un hostal primeramente, pero 4 días antes de irnos vimos un ofertón del Cempaka Villa, a 420mil rps, y este es el 2º hotel más cercano al templo (después del caro Manohara que está literalmente dentro del recinto), en pleno centro, con unos comentarios muy buenos, por lo que no nos lo pensamos y anulamos el otro. Además hablamos con ellos y negociamos que nos recogieran en el aeropuerto por 400mil rps, más barato que los taxis oficiales del aeropuerto y con alguien que nos esperaría allí y sabría donde dejarnos, por lo que pintaba bien… si aparecía el chico.

borobudur

Y allí estaba, con el cartelito, nos saludó y al coche (graande, cómodo, y nuevo). Nos preguntó donde queríamos comer y le dijimos que nos parase en alguna gasolinera o supermercado donde hubiera baños también. Y así lo hizo. Compramos patatas, sandwiches, galletas, bebida… suficiente para comer en el coche tranquilamente sin perder tiempo camino a Borobudur.

borobudur

El chico majísimo, conducía muy tranquilo, hablaba poquito inglés, pero nos iba contando de vez en cuando los sitios famosos por los que pasábamos. Paraba cuando le decíamos a comprar alguna cosilla o al baño, y en algo menos de 3 horas llegamos a la puerta del hotel. Servicio de 10, y después de saludarnos amablemente se marchó sin pedir propina ni nada. Así da gusto.

borobudur

Llegamos hechos polvo, entre que estábamos mareados debido al incidente del barco ya que se movió mucho por la noche, el rollo y estrés del avión, el coche y sobre todo después de las incomodidades de vivir unos días en la selva, cuando entramos en el Cempaka Villa y vimos nuestra super habitación y nuestro super baño con bañera gigante fue un enorme subidón. Aprovechamos esa tarde a descansar, lavarnos a tope, relajarnos y una vez siendo de nuevo personas, salimos a dar una vuelta y cenar.

borobudur
borobudur

La entrada a Borobudur está a 2 minutos del hotel, perfecto, vimos las 4 cosas que tiene el pueblo alrededor del templo y aprovechamos a cenar barato una rica hamburguesa cada uno, unas patatas y un nasi goreng en una especie de hamburguesería de enfrente, que era realmente barata (todo ello con 2 cocacolas y 2 de agua pequeñas 52000 rps).

borobudur

Y a descansar, que mañana íbamos a ver Borobudur al amanecer (6am abren), y eso iba a ser otra de las increíbles experiencias de este viaje. Además, después de 2 días durmiendo en el klotoc en medio de la selva, ¡nos merecíamos una buena cama!

Haz clic aquí para ver nuestra siguiente etapa: “Indonesia V: Borobudur y Prambanan”.

¡Compártelo!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *