Baan Tai

De Koh Samui a Koh Phangan: Baan Tai y Half Moon Party 1


Nos levantamos, desayunamos y salimos un ratito a aprovechar nuestras últimas horas de la playa de Chaweng. Un bañito en la piscina, recogimos las mochilas, compramos comida en el 7eleven de enfrente y nos lo fuimos comiendo tranquilamente en el jardín de los bungalows mientras esperábamos que vinieran a recogernos los del pickup.

Nos sorprendimos al ver que llegaron a la hora que nos habían dicho (cosa no muy común en Asia), había una pareja y fuimos a recoger a otra más y rumbo al puerto, que está muy cerquita, a unos 10 minutos de nuestro hotel.

Allí nos dejaron, y fuimos directos al barco que estaba allí esperando. Entramos mucha gente pues el barco de Seatran Discovery hace primero parada en Koh Phangan y después en Koh Tao, y cada uno llevábamos una pegatina de color según donde parábamos. El barco no estuvo mal, había espacio de sobra y era cómodo, llegamos en el tiempo acordado (las 14.00) a la isla de Koh Phangan tras media hora de trayecto.

Allí empezamos a ver lo que nos esperaba el resto de días… pagar pasta y pasar por el aro. 👿 . Todos los conductores de furgonetas son amiguetes y tienen precios fijos en la isla. No te llevan más barato ni negocios. O pagas o nada. Así todos intentando negociar y al final todos pagamos, no hay casi servicio de taxis-furgonetas (al menos esos días con el golpe de estado donde había 4 gatos en la isla) y los que lo llevan se aprovechan de ello quedando en no bajar precios y abusar de ello con precios altísimos. Nosotros pagamos por ir a nuestro alojamiento en Baan Tai 100b cada uno, por tanto 200b.

Phangan

En el songthaew coincidimos con unas chicas que tenían un papel de la half moon party que sí que se iba a hacer esta noche (teníamos serias dudas por el golpe de estado y estar aún en toque de queda) y con los horarios. ¡¡Perfecto!! Nos dejó en la puerta de nuestro First Villa Beach Resort y nos encantó nada más verlo.

Phangan

Lo habíamos elegido por cercanía a la fiesta de esta noche, por la piscina y por su bajo precio (16€ la habita doble privada). Está literalmente enfrente de la playa, con su restaurante para degustar buena comida con esas vistas y la piscina con la playa de frente en modo infinity pool. Dejamos las cosas y nos fuimos a relajar a tomamos una cervecita y darnos unos baños para disfrutar de aquello! 😀

Phangan

Buena tarde pasamos de relax, la piscina genial, poder andar por allí tranquilamente ya que era el único hotel y había muy poquita gente, así que mejor aún, aunque la playa no es para pasar las vacaciones, pues no cubre nada, puedes andar kilómetros y sigue por los tobillos!! 😯 Pero para relajarte un día contemplándola a la espera de la fiesta fue buen acierto.

Phangan

Pero lo mejor del sitio sin ninguna duda es.. “Bobo”, la propietaria!!! ¡menudo personaje! Desde el primer momento simpatiquísima contándonos todo sobre el alojamiento, comidas, lo que iba a montar por la noche…, nos dijo que quería juntar un grupito como hace siempre y nos avisó de la hora para pintarnos y todo para la fiesta.

Phangan

Phangan

Pasamos la tarde recuperándonos a tope del resto del viaje, muchos baños y a cenar, donde nos comimos unos platos de arroz muy buenos, con varios aperitivos. Buena comida regada con la siempre presente Chang Tailandesa.

Phangan

Después de cenar tan bien, ¡¡se puso a llover!! Tronaba sin parar y diluvio que cayó, pensábamos que de la Half moon nada de nada, pero a la media hora apró y nos juntamos todos en el restaurante.

Phangan

Y allí estábamos como en un buen chiste: una pareja de ingleses (que se iban ahora a la India, envidia pura.. 👿 ), una pareja de holandeses, otra pareja de ingleses, un portugués y una brasileña. Ah, y nosotros, la pareja de españoles.

Phangan

Y comenzó a pintar.. que si mariposas, libélulas, florecitas a las chicas y unas especie de máscaras a los chicos.. todo muy chulo y elegante. Hasta que llegamos nosotros que como españoles debemos tener pinta de que la vamos a liar y a Clau le empezó a pintar… frutas enormes en la pierna!! 😯 😯

Phangan

La verdad es que fue muy gracioso, con las piernas fosforitas y luego nosotros que seguimos pintándonos algo con sus pinturas. Todo ello con buena música allí en el restaurante y regado con los típicos buckets o cubos de playa con alcohol y refresco, al “módico” precio de 450b cada uno (lo que hace es que saca dinero de los cubos y si te tomas uno pues tienes las pinturas gratis en vez de ir al pueblo a pagarlas, además de su destreza artística y su locura jeje).

Phangan

Phangan

Nos lo pasamos muy bien, charlamos entre todos, nos reímos muchísimo con Bobo, con sus pinturas, con sus locuras de salir corriendo o ponerse a bailar y cantar en medio.. y cuando estuvimos todos listos y era buena hora, sobre las 12.30 de la noche nos montamos todos en un taxi de allí.

Phangan

En el taxi entramos todos tras el pago por los dos de 200b, las chicas sentadas dentro y nosotros en el maletero, no se muy bien cómo pero allí que entramos todo y en algo menos de 10 minutos de saltos y carreteras de tierra llegamos a la Half Moon Party.

Phangan

La fiesta no se celebra en la playa como la ultraconocida Full Moon Party, sino hacia el centro de la isla, en medio de la selva pero con suelo de arena. Es una fiesta más tranquila (al menos cuando fuimos nosotros que no había excesiva gente), todo el mundo con las pinturas y con camisetas fosforitas que con una serie de luces que tienen resaltan completamente en la oscuridad de la selva. Buena música (si te gusta, claro) y con servicios de barra, baños, para sentarse.. claro que por ello pagas 500b por persona por entrar y te regalan un cd con música de la fiesta y una bebida en vaso pequeño. Dentro los cubos de bebida cuestan 480b.

Phangan

Nos lo pasamos muy bien pero no volvimos muy tarde, pues al día siguiente teníamos que subir hacia Haad Yao a un nuevo hotel y no pretendíamos emborracharnos, sino conocer aquella famosa fiesta tailandesa, echarnos unas risas y charlar con gente de otros países sobre nuestros viajes. Pagamos otros 200b por la vuelta al hotel y sobre las 4 de la mañana estábamos ya en la cómoda cama del First Villa. Ahora tocaba dormir!

¡Compártelo!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “De Koh Samui a Koh Phangan: Baan Tai y Half Moon Party