Phangan

Koh Phangan: piscina y playa en Haad Yao


Nos levantamos de la cama a eso de las 10, un poquillo resacosos de la fiesta de anoche, así que lo primero que hicimos nada más levantarnos fue ir directos a la piscinita. Un poco de relax, bañito tranquilo, vista playera, un desayuno y a por la mochila.

Preguntamos la mejor forma para que nos llevaran a nuestro siguiente hotel en Haad Yao y nos llevaba el señor que anoche nos había llevado a la Half Moon, por el “módico” precio de 500b los 2. Lo lógico es que hubiésemos cogido la mochila y haber echado andar hacia la carretera, pero andando eran unos 15min de caminos de tierra y luego negociar con alguna furgoneta, si es que pasaba alguna, y estábamos bastante cansados así que por una vez decidimos pagar e ir en taxi bien cómodos.

Phangan

Kho Phangan son todo cuestas, pero cuestas increíbles, de las que parece que las motos no consiguen llegar hasta arriba y que no ves lo siguiente de la pendiente que hay, que unido a algunos baches en la carretera, la forma de conducir de ellos y que conducen por la izquierda, los accidentes de guiris son de lo más común.

Phangan

EL taxista nos dejó en el High Life Bungalow, justo en la esquina de la playa de Haad Yao. Nos dio una impresión buenísima según nos bajamos y entramos, ya que lo primero que vimos fue una preciosa infinity pool sobre el mar y la playa que estaban debajo, ya que está en alto, justo en una esquina de la playa de Haad Yao.

Phangan

Sobre el hotel.. de 10!! Un bungalow barato y genial, cómodo, cama grande, con baño y con hamaca en la puerta. La piscina infinita con vistas a la playa una auténtica pasada. Toda la zona era bar-restaurante, por lo que podías tomarte lo que quisieras de beber (incluidas unas buenas cerves en la pisci, jeje) y tenían muchos platos para comer. Además con esto del Golpe de Estado estábamos prácticamente solos y en el recinto habían unos 10 miembros del hotel todos los días, por lo que para cualquier cosa que necesitáramos siempre había alguien, ya que había más personal del hotel que personas alojadas.

Phangan
Phangan

Aprovechamos esa piscina que siempre estábamos solos, unas bebidas, más piscina, relax total y bajamos a la playa, que llegábamos a través de una escalera.

Phangan
Phangan

La playa, vacía. Toda para nosotros solos. Y así la vimos casi siempre. Un par de turistas es lo más llena que la vimos.. Así que paseamos de punta a punta, vimos los bungalows de los alojamientos vecinos (el nuestro el que más nos gustó sin duda) e intentamos darnos algún baño, cosa imposible esta tarde, ¡pues el agua ardía!!

Phangan
Phangan

Como la playa no cubría casi nada, era por la tarde y había acumulado todo el calor del día, el agua estaba más caliente de lo normal (sí, más aún) y aquello era peor que unas termas… así que paseamos, tomamos el sol, dimos vueltecitas y volvimos a nuestros bungalows por la escalera de subida (la que se ve en la foto de abajo subiendo una persona! bueno aunque era empleado del hotel.. 😆 ).

Phangan
Phangan

Y por supuesto, a la piscina. Vimos el atardecer, cenamos unos buenos platos con vistas a la playa y todo muy bien decorado, pusieron musiquita para animar la velada y pensamos el plan de mañana.

Phangan
Phangan

Como al final no fuimos al Parque Nacional de Ang Thong desde Samui, preguntamos a un chico del hotel sobre ir desde aquí. El chico nos enseñó las 2 agencias con las que trabajan y llamó a una. El precio era bastante caro, creemos recordar que unos 2000-2500b cada uno, pero además, al ser el día siguiente domingo, ese barco no salía. Llamó a la otra compañía y era más caro aún, nos pedían unos 2500-3000b cada. Era excesivo, desde Samui teníamos pensado cogerlo por unos 1000-1500, pero pagar más del doble por estar en otra isla algo más lejos.. Ya habíamos visto que en Koh Phangan esos días estaban casi sin turistas, casi sin transporte, no dejaban regatear y todo a precios infladísimos.

Phangan
Phangan

Fuimos a ver una agencia que había en Haad Yao y a mirar en otros hoteles, pero todos lo tenían con las mismas agencias al mismo precio, así que aunque tenía pinta de ser muy bonito y merecer la pena ir, pagar más de 100€ por pasar los 2 un día viendo el Parque nos pareció un robo, así que decidimos no ir y nos fuimos al bungalow a mirar en internet que playas había por aquí con buena pinta para ir a conocerlas. Y nos quedamos con ir al noroeste hacia Mae Haad y Koh Ma, por tanto, mañana tocaba explorar más la isla, buscar las mejores playas y disfrutar de un merecido relax.

¡Compártelo!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *